miércoles, 25 de marzo de 2009

Sonó la campana

Ese gancho me dolió. No sé si fue tan fuerte, pero me dolió. Fue como si todos los ganchos que recibí en mi vida estuvieran representados en ese. No sé por donde entró, no recuerdo haber bajado la guardia. El Rincón ya sabe que me pasa algo porque no hablo. Vino el médico y no encuentra nada en mis pupilas. Tampoco ven ninguna herida. Me preguntan si estoy bien y no contesto. Ahora me van a venir con la historieta del round más. Claro, es emocionante, pero el que pone la cara, el cuerpo y el corazón soy yo. Es verdad que si bajo los brazos la vida me mata, pero ahora estoy en el descanso, y la verdad, es eso justamente lo que necesito, porque me siento extenuado. Me parece que hasta acá llegué. No sé si tuve mucho pero lo di todo. Lo siento por los que confiaron en mi, pero tampoco es la muerte, sólo tienen que esperar por el próximo campeón. En poco tiempo nadie me recordará.

- Estás bien campeón? Levantate que sonó la campana…
- Sí Jefe, estoy bien. Pero no voy a salir. Esta vez, créame que no puedo.

26 comentarios:

gloria dijo...

Sólo un regalo, si me lo permites:

Todo

" Los muertos no necesitan
aspirina o
tristeza
supongo.

pero quizás necesitan
lluvia.
zapatos no
pero un lugar donde
caminar.

cigarrillos no,
nos dicen,
pero un lugar donde
arder.

O nos dicen:
Espacio y un lugar para
volar,
da
igual.

los muertos no me
necesitan.

ni los
vivos.

pero quizás los muertos se necesitan
unos a
otros.

En realidad, quizás necesitan
todo lo que nosotros
necesitamos

y
necesitamos tanto
Si solo supiéramos
que
es.

probablemente
es
todo

y probablemente
todos nosotros moriremos
tratando de
conseguirlo

o moriremos

porque no
lo
conseguimos.

Espero que
cuando yo este muerto
comprendaís

que conseguí
tanto
como
pude. "

Ch.B.

A veces, no se sabe por qué llega el momento, y hay que aprender a respetarlo.

¿Olvidarte? Eso no, Marcelo.

Merche Pallarés dijo...

No me gusta el boxeo... Sorry! Besotes, M.

Fero dijo...

Acabo de llegar al ring, y ya te has dado por vencido?
Vamos un round más!

Reina dijo...

Marcelo, me ocurre lo mismo que a Merche: no me gusta el boxeo; así que no sé qué decir.

Besos

Cecy dijo...

En el ring de la vida, pasa que cuando queres descansar, siempre hay algo que te dice que tenes que seguir peleando.
Claro la diferencia es que las heridas superficiales cicatrizan.

Vos, segui escribiendo asi de lindo.
Yo te voy a recordar.
;)

ana. dijo...

Un abrazo fuerteeeeeeeeeee!!!!! ¿lo síente el campeón?

Camille Stein dijo...

siempre habrá ganchos que duelan

no respetan ni al veterano ni al más fuerte

en el ring y fuera de él todos estamos expuestos

... la campana, de todas formas, suena igual... y el público aguarda


un abrazo, Marcelo

Helena dijo...

Ahora eres tú el que leyó en mi mente, pero te digo una cosa, a mi la muerte me pilla "repartiendo leña", ¡que no me rindo! y tú tampoco porque naciste peleón y solo te echara del ring el proximo campeón. Un beso

Anita dijo...

Hay situaciones en las que rendirse es la solución más inteligente.

Muakk

ISOL dijo...

Rendirse a tiempo no es tan malo! desde ahora deberá buscar otra forma de ganarse la vida,pero lo positivo es que esta vivo!
un abrazo Marce!

marichu dijo...

Cuando ponemos la cara, el cuerpo y el corazón...y pegan y pegan...lo que más demora en cicatrizar, es el corazón?

Beso pero fuera del ring

Isabel Estercita Lew dijo...

...y aun a costa de perder
se pierde pero se gana
la lucha es de igual a igual
contra uno mismo
y eso es ganarla
no te pares, no te mates
solo es una forma de mas de demorarse...♫♫♫

Beijos

gabo dijo...

Marcelo si lo hizo De la Hoya contra Paquiao,xq no un pugil de la vida. Muchas veces pensamos en el retiro y que el round + se vaya a la puta q lo pario, pero como vos recordaste hace tiempo una frase de ringo "la experiencia es un peine que te da la vida cunado te quedas pelado". ¿Que duele más un gancho en la pera o tomarse el descanso y ya no ser?
Espero seguir leyendo lo que escribis xq este es mi blog favorito. Abrazo.

Parsimonia dijo...

Qué preciosa alegoría de la vida, siempre recibiendo golpes y llega un momento en el que preferimos dejar que nos pasen porque no aguantamos la tensión de la misma vida.
Quizás el tránsito a la muerte real o profesional.
Me ha encantado tu blog, Marcelo.
Un saludo.

Soledad Sánchez M. dijo...

Un relato perfecto. Mi rincón es periódico y silencioso. Hasta ahora nunca he tirado la toalla... lo peor fue una brecha que sangraba tanto, que me hizo ver todo rojosangre durante mucho tiempo.

¡Benditos puntos de sutura!

Un beso, Marcelo.

Soledad.

ANABEL dijo...

¿Quien habló de boxeo? Yo creo que es vida lo que tratas aquí, golpes que recibimos y que a veces provocan que no podamos levantarnos más. Ídolos que olvidamos, que dejamos apartados, un descanso que no llega, que cuando lo hace es insuficiente. Es pura vida este relato.
MUACCCCCC

esteban lob dijo...

Pese a haber estado algún tiempo inmerso en el mundo del boxeo como periodista deportivo, adopto la frase "mientras más conozco a los hombres, más quiero a mi perro", pero modificada:
"Mientras más conozco el boxeo, más quiero el fútbol"...pese a sus barras bravas.

Excelente escrito Marcelo.

m.eugènia creus-piqué dijo...

Hola chico guapo, el boxeo no lo soporto como deporte, en el boxeo de la vida hay muchas veces que te encuentras como este hombre, "Ya no puede más".Besos.

marichuy dijo...

Marcelo

Otra ala que no le gusta el boxeo, seré cobarde, je.

Un beso

DianNa_ dijo...

hola, he tenido que cerrar el blog, me plagiaban los textos y mil cosas :) he abierto otro, hasta que resuelva el problema del plagio. Siento las molestias, te dejo el link :

http://paseandoporterra2.blogspot.com/

Besoss

Caro dijo...

Como siempre, un placer leerte!!!!
Te quiero tanto!!
Hacemos un asado en casa?
Besos
Caro

Rosa dijo...

Para mí, este combate de boxeo, (que es la misma vida), está lleno de orgullo y pasión, de ira y nobleza.
Saludos

Haifa dijo...

El ring de la vida es muy jodido, en 26 años me pasaron 10.000 cosas que hicieron que no sepa a donde caminar.
Hagamos así: yo te ayudo a levantarme y vos me ayudás a caminar. Te parece?

Patty dijo...

Me gustan estos textos sobre boxeo. No es un deporte que me gusta ver o practicar. Me agrada sólo en la ficción (como las películas de Rocky, je je).

No dejes de deleitarnos con tus creaciones.

Saludos.

PD: voto porque Marcelo se suba a un ring, que parece que le gusta, je je.

AlmA :) dijo...

lo diste todo... pues... cariño... es hora del merecido descanso... muy merecido... por esos ganchos que agachan nuestra alma... arrán de suelo...

tienes una imaginación de cine... me encanta...
un beso

Malvada Bruja del Norte dijo...

Voy a por el futuro...Es que he leído el presente, me ido con el link al pasado y ahora voy a por el futuro :-)